Recordando los visores de fotos de nuestra infancia

Era como construirse un mini cine en casa. Se colocaban en una ranura las diapositivas, apuntabamos el visor hacia la luz y como por magia nuestras fotografías cobraban vida come si estuvieramos en un cine a todo color.

Con el nombre no nos dicen nada, ¿verdad? Pero así era como se llamaban. Y se encontraban principalmente en las funciones circenses. Recuerdo adecuadamente que en los intermedios se acercaban los fotógrafos a tomar fotografías a la comunidad y durante la segunda parte de la función se nos ofrecían estos lentes.

El secreto era que uno miraba por el hueco contra la iluminación y podías ver la fotografía iluminada. Era como poseer una pequeña proyección. Aún conservo algunos de mi niñez con mucho cariño.

Comenta con Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.