Otros grandes del rock nacional. Los Gatos

Banda heredera de Los Gatos Salvajes, tiene comienzo en 1967 y alcanza un catálogo de 50 temas. Ya en Buenos Aires se presentan cotidianamente en La Cueva, reducto rockero por eminencia.

Recuerda Litto Nebbia: «para saturar toda la noche, de las diez a las cuatro, teníamos un índice de más de 100 canciones, también de lo que se improvisaba en el momento.

Tocábamos mucha música de relleno, rock, blues, todo tipo de cosa y, entre entorno de todo eso, tocábamos canciones mías que estábamos ensayando con la idea a acuñar un álbum algún día» (V.pintos, pág 75).

El primer simple que logran grabar “La Balsa” / “Ayer Nomás” fue un éxito impredecible: vendió más de 200.000 placas. Lo habían sellado el 19 de junio de 1967 y salió a la venta el 3 de julio. Con esta misma formación editan los dos iniciales Lps: “Los Gatos” (1967) y “Viento dile a la lluvia” (1968). Previamente, se editó como simple un adelanto del segundo Lp: “Viento dile a la lluvia”, que alcazó a vender en torno a 100.000 copias. Esta banda, si bien también con inocencia y timidez, comenzó a esquematizar un verbo genuino para el rock argentino. «ninguno de nosotros se dio cuenta en ese día de que éramos el brote de un movimiento», reconoce Oscar Moro. «había mucha bohemia y lo que queríamos de sentimentalismo era ejecutar lo que planeábamos.

Jamás pensamos que el tema podía pegar tanto y que íbamos a ser uno de los grupos pilares del rock de aquí. No nos dábamos cuenta, lo vivíamos de otra manera; en absoluto pensamos que se podría convertir en algo tan grande» (Pintos, pág 151).

En septiembre de 1968 salieron de excursión por Sudamérica: Paraguay, Bolivia, Uruguay y el Festival de la Canción de Río de Janeiro. Allí presentaron “Seremos amigos”, el argumento que daría renombre al tercer compacto (1968), más moderno, rozando casi con lo psicodélico.

A comienzos de 1969 la banda se separó momentáneamente. Durante nueve meses, todos los constituyentes de la banda, con exclusión de Nebbia, viajaron por Estados Unidos, conociendo la música local, escuchando a los “grandes del tiempo” y llegando, aun, a grabar un simple con un cantante norteamericano, que quedó inédito.

En el interín, Nebbia inició su carrera solista, filmando la película “El extraño de pelo largo” y lanzando su primer Lp. Los Gatos retomarían el trayecto al año subsiguiente con “Beat Nº1”, con Pappo en el lugar de Kay.

En este álbum se notan claramente entreambos estilos: el melódico de Litto (en “Sueña y corre”) y el rockero que imponía Pappo (“hogar”). “Rock de la mujer podrida” era el título para el subsiguiente Lp, sin embargo por problemas de la censura sería cambiado por “Rock de la mujer perdida” (1970).

Este, el último, será el álbum más rockero y, para muchos, el mejor. A mediados de 1970 Pappo inmediatamente abandonó la agrupación para entrenar su propia banda. Nebbia pasará a tocar el bajo y Toth ocupará el sitio del guitarrista alejado. “Le estamos sacando otro sonido al conjunto”, anticipaban.

Sin embargo la suerte ahora estaba echada: un simple de baja repercusión y una fila de recitales signaron el adios definitivo a este grupo clave de la música nacional. A partir de ese término, Litto Nebbia continuaría su carrera como solista. “Inéditos en vivo” está compuesto por material grabado entre 1970 y 1971 que permaneció fuera de los compactos hasta 1987. La primera parte fueron temas de ensayo, con Toth en guitarra y Nebbia en bajo.

Y la segunda porción estuvo integrada por canciones grabadas el 4 de diciembre de 1970 en el Teatro Odeón, igualmente con la presencia de Pappo. Con motivo de cumplirse los cuarenta años de aquél estreno, en junio de 2007 los sobrevivientes de la banda volvieron a reunirse. Realizaron shows, en Rosario y en Buenos Aires, y editaron un elepé en vivo con esas introducciones. Para “La balsa” fue visitante Fito Páez.

Comenta con Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.