Manal, Almendra y Los Gatos marcaron el rock argentino

Cada vez que se hace referencia a Manal se los menciona como “hatajo fundacional” del rock argentino, cerca de Los Gatos y Almendra. Originariamente bautizados Ricota, este trío interpretaba un blues marcadamente influenciado por Cream (el conjunto de Eric Clapton) y se presentaban casi diariamente en La Cueva.

Ante múltiples rechazos de demos, fue obligatorio que Jorge Alvarez (un célebre creador de la época y amigo de la banda) creara cerca de Pedro Pujó su propia compañía discográfica (Mandioca) para que Manal pudiera sacar el primer simple: “Qué pena me das” / “Para ser un hombre más” (1968).

Las primeras aperturas del trío tuvieron lugar en la sala Apolo (adonde funcionó luego el cine Lorange). Junto a la primera gestación de Los Abuelos de la Nada tocaron en Mar del Plata en el estío de 1969. Pappo participó como segunda guitarra por algunos shows.

El segundo simple fue “No pibe” / “Necesito un amor”. La sacralización fue el Festival Pinap, organizado para fines de 1969. Ese año la banda se había presentado casi a diario, con lo que habían obtenido una justeza instrumental admirable. «fue el recorrido más glorioso de mi vida artística -recuerda Gabis-.

A Javier se le rompió la batería, a Alejandro se le rompió el bajo, a mí se me rompió no se qué, no obstante seguimos tocando y la gente deliraba. Terminamos los tres cantando en un micrófono: Alejandro con la guitarra, Javier con los palillos y yo con la armónica y la gente delirando. Manal se consagró ese momento, se hizo un grupo grande.

Ese día entró a la historia» (E.abalos, pág 70). Con “Manal”, su primer Lp (1970), rompió con el tabú que no se podía hacer blues y rhythm & blues en español. “Jugo de tomate” y “Avellaneda Blues” son una evidencia de ello. Una gran licitación de la Rca convenció a Martínez de migrar a una discográfica “comercial”, y fracasaron con el segundo elepé, “El león” (1971), que no produjo la misma impresión que el anterior.

El acorde se volvió más rockero, dejando de flanco el matiz blusero anterior. Ya las diferencias entre los miembros de la banda eran indisimulables. Martínez desaparece durante un periodo y luego, deciden que lo mejor era disolverse. Ante el éxito obtenido por Almendra y su retorno tantos años a posteriori, Manal siguió el mismo trayecto, en 1980. «todo lo inició Almendra – recuerda Alejandro – Los productores decidieron que si ellos se reunían, Manal tenía que producir lo mismo, y así fue que nos llamaron (…)

La velada fue buena por que sirvió para levantar el vaivén del rock and roll. Demostramos muchas cosas…» (F.blumetti / C.parise, pág 23). Realizaron cuatro presentaciones en Obras, editaron el Lp “Reunión” (1981) con material nuevo, giraron por las localidades más importantes del interior del estado para culminar nuevamente en Obras con “Chau Manal”, recitales que fueron luego editados como “Manal en Obras” (1981).

El equipo apareció sumariamente en el panorama local en agosto de 1987, bajo el mando de Javier Martínez, empero con Aldo Yacomino en guitarra, Jorge Iacovelli en batería, Jorge Szayso en teclados y saxo y Luis De León en bajo. «la idea es formar un nuevo Manal, que no sea un único revival.

Que mantenga el espíritu del viejo Manal, sin embargo que tenga constancia, que perdure en el tiempo», anticipó Martínez ante el inminente segundo regreso “oficial” de Manal (Clarín, 02/08/94). Al baterista y a Medina se le sumaron Claudio Rodríguez en guitarra y Carlos Vidal en teclados. «gabis tiene otros objetivos», remató. En agosto de 1994 se presentaron con todos sus viejos éxitos en la discoteca The Roxy.

Casi un año más tarde se conocería la versión del guitarrista original: «en realidad, estamos distanciados (…) la última oportunidad que volvió Manal ni me llamaron, y yo tenía muchas apetencias de estar ahí con ellos» (Clarín, 21/06/95). Lo concreto, es que Martínez siquiera fue invitado a participar de La Selección que Gabis armó cerca de Medina, Charly García, Andrés Calamaro, León Gieco y otros.

En 2001, se editó un clasificado con los grandes éxitos, llamado “Obras cumbres”. En 2010, Javier incorpora su facción solista al bajista Clavo Actis, dirigente de Clavo´s Band.

Comenta con Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.