Los juegos de nosotros los pibes

Este post es para todos aquellos que todavia llevamos un niño adentro. Se acuerdan de los juegos que hacìamos? Si no los recuerdan, en esta publicaciòn vamos a tratar de recorrer el espinel de nuestros recuerdos!

Estàn listos para el viaje? Este serà un viaje en los sentimientos de cuando eramos pibes. Un viaje sin cinturòn de seguridad, visto que en aquel entonces no existìan! En mi caso, uno de los juegos que recuerdo con mucho afecto y nostalgia es “La Escondida”

Contàbamos generalmente hasta 20 o algunas veces hasta 50 en modo regresivo, es decir desde el nùmero mas grande hacia el 0, y casi siempre la frase era: quien no se escondiò, se jodiò! Recuerdo que cuando me tocaba esconderme, por bien que lo hiciera, casi siempre me pillaban.

Otro juego que hacìamoc seguido era el de ladròn y policia. Seguramente tu tambièn jugaste al ladron y policia, en donde nos hacia mas feliz ser ladron que policia, nos hacia feliz el hecho de escapar y de rescatar a nuestros compañeros.

Cuando terminàbamos exaustos y felices nuestro juego y nos encaminabamos a casa, para completar el dìa tocabamos unos 20 o 30 timbres y salìamos corriendo con la adrenalina a 1000, para que los vecinos furiosos no non agarraran!

Nunca jugaste a la pelota en un terreno baldìo, despuès de un dìa de lluvia? Llegàbamos a casa todos embarrados de los pies a la cabeza, cansados pero felices. Usabamos los que encontrabamos. El arco se hacìa con piedras y si no habìa piedras nos sacàbamos la campera y la ponìamos en un costado y en el otro ponìamos el pullover!

Cuando llegàbamos finalmente a casa embarrados, y asì nuestras prendas, cansadisimos pero felices, papà y mamà, horrorizados nos hubieran querido matar, pero al final todo se resolvia con un: No salis a jugar por una semana.

Es entonces que hacìamos muy buena letra en casa, y generalmente despuès de un dìa o dos, la vieja nos decìa: Bueno, visto que te estàs comportando bien, andà a jugar con tus amiguitos pero no te ensucies!

Entonces y por unos dìas, y para comportarnos bien, hasta la proxima embarrada, jugàbamos a a un juego soft.

Claro, soft es una palabra moderna que en ese entonces no se usaba. Jugàbamos a un juego tranquilo, las bolitas. Recuerdo que mientras mas bolitas y mas lindas fueran, todos tus amiguitos querìan cambiarlas con algunas de las de ellos.

El acuerdo se encontraba siempre. Y visto que estamos hablando de interscambio, te acordas cuando nos cambiabamos las figuritas? Y te acordas lo que sentìamos en nuestro corazòn, cuando completabamos el album?

Eramos felices una vez que dabamos con la figuritas que nos faltaba, lo dificil que era completar un album no me lo olvido mas.

A la mañana del otro dia, nos pasaban a buscar la banda de amigos para jugar dos juegos, y recuerdo a mama decirte: mira que 12 y media comemos. Nos apurabamos para poder jugar mas tiempo, primero empezabamos con la mancha, y cuando te tocaba, salias corriendo para alcanzar al que mas cerca tenias para tocarlo.

12:30 en punto, hora de comer, cada cual a su casa, mama nos esperaba seguramente con una milanesa, o con patitas de pollo, y prendiamos la tele y para ver que habia.

La aventuras de La Pantera Rosa, o Daktari, o Tarzàn. Los dibujitos animados eran casi todos pacìficos, y si no como d’artagnan al ataque, te hacìan ver que ganaba siempre el mas bueno, y no como ahora, llenos de violencia y donde casi siempre gana el peor.

Pero bueno eso serà material para otro video, ahora estamos concentrados en lo que fue nuestra infancia, lo que fueron nuestros sueños. Te acordas del Family? La frase tìpica dicha entre nosotros, casi como una consigna era: “en que casa nos juntamos” para jugar al family, tomar jugo y comer galletitas surtidas?

Galletitas surtidas, si. Esas mismas galletitas que comprabas en lo de don Pepe, y se vendias sueltas, rigurosamente sueltas! Don Pepe, me da 300 gramos de surtidas? Dice mi mamà que lo anote. Y don Pepe anotaba en la libreta del fiado!

Porque fuimos felices? A veces me lo pregunto. Porque si bien tenìamos decenas de amigos para jugar y nuestra comunicaciòn no se limitaba a Whatsapp, sino que era comunicaciòn verdadera y humana, y eso fuè impagable.

Creo que lo que nos vulve sì, un poco nostalgicos, pero en fin felices al recordar esos tiempos fuè que contrariamente a los pibes de hoy, nosotros, los que rondamos los 50, fuimos testigos del cambio epocal du nuestras sociedades.

Nosotros supimos vivir con los objetos que teniamos y que ya no existen. Conocimos los vinilos, los audio cassettes, recuerdo siempre cuando compraba la pua para mi combinado, marca Wichita, y tenìas que esperarla una semana porque llegaba desde Suiza. Cuando llegaba, la colocabas y le dabas un valor enorme!

Conocimos los Atari, los videocassettes, la televisiòn en blanco y negro, y como soñabamos cuando le poniamos nylon de colores por delante, nos ilusionabamos que era a colores! Fuimos testigos de los enormes cambios que experimentò el mundo, supimos vivir y atesorar el poco con el cual contàbamos y mas adelante ya adultos, nos adaptamos a lo moderno!

Contrariamente a los pibes de hoy, que nacieron en un mundo donde ya està todo listo, todo pronto. Un mundo donde se ha progresado por un lado, pero se ha matado la imaginaciòn y la alegrìa de comunicar con nuestros semejantes por el otro.

Por eso que empecè este video con la frase: Este post es para todos aquellos que todavia llevamos un niño adentro. Bueno, amigos de Te acordas, espero que les haya gustado el video y comenten y digan vuestras opiniones. Un abrazo y serà hasta el pròximo video!

 ESTE ES EL LINK DEL VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=wWAvLWFlh3Y

Comenta con Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.