Jugando a las bolitas

Uno de los más popularizados es la “hachita y cuarta“. Consiste en que el que va a iniciar el juego, saca del hoyo su bolita y la lanza a “chitar” a la de su compañero.
Si lo logra, marca con la mano una medida llamada “
cuarta” (del pulgar al meñique con la mano extendida) y lanza su bolita al hoyo. Si acierta a introducirla gana.

También está el juego de la troya. Para jugar a la troya se dibuja un círculo sobre la tierra dentro del cual los participantes colocan cierta cantidad de bolitas por igual. A continuación todos lanzan sus bolitas por turno hacia el círculo, buscando sacar de allí el máximo de bolitas juntas con la bolita que lanzó. Si su bolita queda dentro del círculo, significa que “se ahogó” y debe abandonar el juego. Todos siguen jugando cada cual a su turno, hasta que no queden bolitas dentro del círculo. La ratonera se juega con una caja de zapatos agujereada y gana el que logra poner más bolitas dentro de la caja.

Las bolitas más populares son de cristal, acero, piedra o barro cocido y pintado, y cada una tiene su nombre: las de cristal más pequeñas se llaman “ojito de gato”.

El “pepón” es la más grande de las bolitas comunes, luego viene el bolón y el “bolón campana” es el de mayor tamaño. pero hay más: jacuzzy, ketchup, leche, payasito y palta, son algunos nombres.

También están el tiro, que es la bolita preferida; la chilindrina, como se le dice a las bolitas más pequeñas; el palomo, que es una bolita de mármol.

Comenta con Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.