Porque se decia el “cuento de la buena pipa”?

Como ustedes saben este blog cuenta con una categoría sobre los mas populares dichos y refranes con los que crecimos. Es muy interesante enterarse del significado de muchas frases que oiamos y nunca nos detuvimos a comprenderlas. En esa categoría, por ejemplo pueden encontrar la explicación del porque se decía, agárrate Catalina, y tantas otras frases. Pero lo que hoy nos convoca aquí, es, como lo dice el titulo, el famoso “cuento de la buena pipa”. Te invito a leer este articulo así podrás explicarlo a tus hijos!

Cuando era chiquito siempre me torturaban con el cuento de la buena pipa. Durante largo rato me hacían sufrir escuchando repetir todo lo que decía. Me irritaba no saber realmente cual era el cuento de la buena pipa. Ahora que soy un poco más grande decidí juntar a toda esa gente que me molestaba a mí y a mis amigos para que me cuenten la verdad. Al principio se rieron.

Me dijeron que era sólo un juego que consistía en enojar a los más chicos. Sin embargo, yo estaba segura que no era así, y que esa molesta historia tenía algún secreto oculto. Luego de un rato, la más vieja que me había contado el cuento alguna vez, me dijo:

-¿Querés que te cuente el cuento de la Buena Pipa?
-¡Obvio!

-Yo no te dije “obvio” yo te dije si querés que te cuente… Era una broma. Te voy a contar la verdad: Hace muchos años vivía una chica en mi barrio que le decían Pipa. Le decían así porque ese era su apellido. Pero bueno su apodo no viene al caso. La cuestión es que Pipa era una chica muy buena y muy bonita, pero tenía un problema: no sabía escuchar.

A Pipa le encantaba contar historias pero no le gustaba que nadie hiciera ningún comentario mientras ella hablaba. Y aunque sus historias eran muy divertidas, sus amigos se empezaron a cansar de escucharla siempre y que ella no los escuchara. Entonces todos sus amigos se juntaron y se fueron a ver a la bruja del barrio para hacerle una broma que le enseñara que debía escuchar a los demás. Una de las chicas intentó advertirle lo que le iban a hacer, pero Pipa como siempre no escuchó.

Así que una mañana Pipa se despertó sin poder decir ni una sola palabra. Recién cuando su madre le dijo “Hola” pudo responderle con otro “Hola”. Cuando se encontró con sus amigos, ellos empezaron a hablarle y ella sólo podía responderlo mismo que le habían dicho. ‘Parece que hoy no nos vas a contar ningún cuento’ le dijo uno de los chicos… y ella lo repitió.

‘¿Querés que te cuente el cuento de la Buena Pipa? Y Pipa lo repitió.
‘Pipa era una chica que no sabía escuchar.’ Y Pipa lo repitió.
‘Y sus amigos se cansaron de eso.’ Y Pipa lo repitió.
‘Y decidieron darle una lección… para que aprenda a escuchar.’ Y ella siguió repitiendo.

Esa noche Pipa lloró mucho y se arrepintió de no haber escuchado a sus amigos. Y como su arrepentimiento era sincero, el hechizo se rompió. Pipa aprendió a escuchar y prometió contar su historia a toda aquel que no supiera escuchar.”Luego de escuchar a la anciana atentamente le pregunté por qué no me la había contado antes. Y me dijo que con el tiempo la gente fue olvidando la verdadera historia y sobre todo la moraleja. Se olvidaron que era para enseñar a escuchar y la empezaron a usar para molestar. – Supongo que a partir de ahora te vas a encargar de que esta historia vuelva a dejar la moraleja con la que nació…

Comenta con Facebook