Parques de diversiones. El ocaso de una tradicion!

En esta entrada hemos hablado sobre la historia del Italpark. Hoy vamos a ampliar un poco mas el recuerdo de los parques de diversiones en Argentina.

Traspuso el arco iris multicolor y supo que estaba en la tierra de la alegría. El 10 de julio de 1984 es una época que Matías Martínez no olvidará. Ese término, cuando cumplió diez años, su madre le habilitó una cuponera con acceso absoluto a los juegos del Italpark. Subió 17 veces a Cohete, la montaña rusa roja, 14 oportunidades al Súper 8 Volante y 10 veces al Thunderjet.

“Cierro los ojos y aún veo la bajada infinita de la avenida Córdoba. Es el recuerdo más fuerte que tengo de mi infancia”, cuenta Matías, que tiene 38 años y es analista en sistemas. La revelación de la expropiación del Parque de la Costa, el último megaparque de distracciones en pie en el país, fue para muchos un golpe al arcón de los recuerdos.

Aunque se promete que seguirá funcionando como hasta ahora, igualmente son muchos los que creen que correrá semejante fortuna que el Parque de la Ciudad, al pasar a manos públicas. Por años, para muchas generaciones los parques de diversiones fueron un sitio de encuentro. El punto de partida de una correría colectiva, el lugar donde enfrentarse a impresiones fuertes a una corta edad.

La Argentina ostenta el éxito de haber albergado el primer megaparque de diversiones de América latina, el Parque Japonés, que llegó en 1911, en adonde años más tarde se levantaría el Italpark. Pero, a diferencia de lo que ocurrió en otros países, como en Brasil, adonde ahora hay unos 65 megaparques, en la Argentina las diversiones mecánicas se han ido extinguiendo.

Actualmente sobrevive tan solo el Parque de la Costa, de futuro incierto, y dos centros muchos más pequeños que se levantan en Luján: Argenpark y el Parque de Luján, que albergan varios de los juegos que deslumbraron a los chicos argentinos en los 80 en el Italpark y en Parkerama, un parqueambulante español que finalmente se afincó en esa localidad del oeste porteño.

Comenta con Facebook