Julie Andrews y Matthew Garber en Mary Poppins

Matthew Garber, era el niño de Mary Poppins

“cierra la boca, Michael, no eres un bacalao”, dijo Julie Andrews tratando de detener el asombro de ese niño en frente del toque mágico de Mary Poppins. Fue el 1964, Matthew Garber sólo tenía ocho años, elegido por Disney para desempeñar el papel de Michael Banks, hermano menor de Jane, el más joven del malhumorado banquero George y del Suffragette Winifred dentro de una película destinada a convertirse en un clásico.

Nacido en Londres en una familia de actores, Garber en realidad ya había entrado en la ronda de Disney algún tiempo antes gracias a otra película, las tres vidas del gato Tomasa, donde había conocido a Karen Dotrice, que más tarde se convertiría en su hermana Jane en Mary Poppins.

Matthew Garber
Protagonista de Mary Poppins, Matthew Garber

Y fue el padre de Karen, el gran actor teatral Roy Dotrice – que desapareció hace apenas unos meses – para informar al casting de Disney las divertidas expresiones del pequeño Mateo que pronto se convirtieron en los de Michael, ingenuo y dulce niño traído en los tejados de Londres por su Nueva niñera y un filósofo y un desollinador de chimeneas.

Después de que los cinco Oscars ganaran y los 100 millones dólares de efectivo, Garber se sintió abrumado por el éxito de Mary Poppins e incluso diez años se encontró a sí mismo como una estrella absoluta. Disney lo puso bajo contrato para otra película, el gnomo móvil, en 1967, todavía junto a su amigo Dotrice y todavía dirigido por el mismo director: Roberto Stevenson.

Pero cuando su carrera parecía cuesta abajo y la cuenta bancaria ahora con mucho cuerpo, Garber decidió alejarse del mundo del cine y desde finales de los años sesenta no dio vuelta nada. El destino le sorprendió a miles de kilómetros de las calles de Londres que había viajado con Julie Andrews

y Dick van, entre la chimenea y los viajes dentro de las aceras: en 1977, durante un largo viaje a la India, contrajo hepatitis. Parecía una mala gestión manejable, pero cuando su padre se fue para traerlo de vuelta a Inglaterra era demasiado tarde y Mateo murió el 13 de junio de 1977 en un hospital en Hampstead. Sólo tenía 21 años.

Hoy en día está enterrado en el cementerio de East Finchley en Londres, no lejos de los lugares donde, por un momento, Michael Banks había sido feliz, persiguiendo sueños en un conjunto que parecía nunca tener que terminar, en pos de esa mujer con el bolso enorme, la madre que nunca había tenido . “y cierra la boca, Michael, no eres un bacalao…”.

Comenta con Facebook